DESAFÍOS LATINOAMERICANOS

 
 Por Mayco Macias
 
 
En un homenaje a Guillermo O`Donnell en el Congreso Nacional e Internacional sobre Democracia que se realizó en Rosario Santa Fe, quedó sentada una frase: “El intelectual debe ocuparse de los acontecimientos que lo conmueven moralmente”.  Es así, que interpelo e interpreto La realidad sociopolítica sujeta a la Identidad latinoamericana donde la misma, está compuesta no de problemas estructurales sino de desafíos. Muchos de los cuales serán explicitados y otros quedarán más aún en un orden personal.
 
El quijote de los Andes más conocido como Felipe Varela se puso a la vanguardia de la denominada por Sarmiento <<barbarie>> en una proclama revolucionaria para su tiempo en donde este manifestó ¡Viva la Unión Latinoamericana! El catamarqueño diestro en sus interpretaciones pudo comprender que el federalismo argentino se configura del siguiente modo: “Ser porteño es ser ciudadano exclusivista y ser provinciano es ser mendigo sin patria, sin libertad, sin derechos” Una vez aludido el desafío que augura un nuevo federalismo argentino, con otras configuraciones, deseo comenzar a visar las esperanzas rotas que interpelan a la unión latinoamericana, a la Patria Grande en nuestros términos. Cabe aclarar que realizaré este breve ensayo de manera holística, tendencia que pertenece al holismo, donde nada puede ser explicado sino por las sumas de sus componentes tuteladas bajo un sistema y que es capitalista, estoy consciente de que esperan más profundidad analítica pero dichas alusiones obedecen al contexto. Aun así, no es razón para dejar de hacerlas. Entre ellas se encontrarán desafíos como la esclavitud actual, la falaz independencia, la nación contraria a la pazel miedo como finla esencia de los medios masivosla construcción de la subjetividad de los monopoliosla muerte de concienciaante la diversidad cultural: escases intercultural y el desprecio por las instituciones democráticas.
 
El 24 de Julio de 1783 nacía en Caracas, Simón Bolívar quien fuera uno de los gestores de la liberación de nuestros pueblos del yugo colonial español, falaz liberación en donde el mismo definía a la esclavitud como: “Hija de las tinieblas, en un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción”. Aunque constitucionalmente este abolida y sea repulsiva en el tejido social, sigue campeando a sus anchas y ejemplo de ello, es la situación actual del campesinado agrícola colombiano que es expropiado de sus tierras y es catapultado a la división del trabajo gracias al grupo armado de las FARC.  Pero cabe aludir que la pobreza como requisito básico para la esclavitud, es otra dignidad que no da derecho a nada.  
 
En un momento histórico los pueblos americanos tuvieron un denominador común y ese fue el de la Independencia y a la que yo denomino Falaz,  ya que no se prestó a la realidad. El uruguayo Mario Montenegro señaló que el proceso independista consistió un traspaso de poderes desde la Corona Española a los bien pensantes Criollos dejando en la servidumbre la situación de los pueblos originarios. Pero nos concentremos en la efectividad de la Independencia, la misma se desarrolló, con alegorías fantásticas que proclamaban la voluntad del pueblo en aquella fórmula rousseana que no se cumplió, el poder descansó y descansa en los representantes. Principio orgánicamente contrario a la democracia. Objetando que cualquier sujeto que oye lo anterior, se pregunta: ¿Y entonces en quien debería descansar el poder del pueblo, sino en los representantes? Respondería: para ello se han creado las asambleas populares rara vez utilizadas en la historia, es así que el único factor que modificaría y configuraría dicho instrumento institucional, seria la presión demográfica.
 
En correlación a la Falaz Independencia, entre nosotros es sabido que el desarrollo de los Estados latinoamericanos se vieron obligatoriamente mimetizados a los albores del Nacionalismo y de la cual su explosión undante fue la Revolución Francesa. Quisiera tratar de explicar que parte de nuestra identidad no necesariamente debería corresponder a la Nación. Empero, estando impregnados de ese nacionalismo que es como un pedo, donde sólo le gusta el que se lo tira, solo le gusta el que lo proclama. Es allí, donde creo poder simpatizar con Albert Camus en el Hombre Rebelde cuando señala que ama demasiado a su país, como para ser nacionalista. Es que el mismo es divisionista es decir, es un factor disolvente y es en tanto, un golpe a la unidad donde interpela su bandera sobre todo. Donde no defiende la existencia de los derechos sociales y de tal manera, se pondera bajo de los derechos individuales, el populismo. Un embajador colombiano una vez explicitó: creo que inventa naciones donde no las hay. Hoy, un soldado latinoamericano podría decir que el nacionalismo es un buen trago de alcohol, que te embriaga pero no sobreviviría para decir que te mata a su vez, muchos soldados del mundo no podrían. Entonces demos un paso y nos cuestionemos: ¿Por qué en vez de crear ejércitos que se especializan para la muerte, creamos ejércitos de Paz? Actores y líderes que construyan constantemente el espíritu de la Paz, eso que es difícil de encontrar y suena utópico seria uno de los pensamientos en este recinto. Por consiguiente personalmente defino, que la Nación es un principio contrario a la Paz, ya que por medio de miopes, el nacionalismo conduce a los hombres a la guerra, guerra que es una extensión violenta de la política. Es así que me pregunto: ¿Cuándo la política será extensión de la Paz?  
 
Cuando las eclosiones revolucionarias “libertarias” entraban en escena, y la consiguiente fragmentación de estados estaba en marcha se necesitaba praxis para gobernar. En el caso argentino, una metodología bastante actual ya había sido pensada en el plan de operaciones revolucionario de Mariano Moreno aludiendo que el Hombre es hijo del rigor, se lo debe gobernar por el terror, cuanto más abusivo y constante sea este gobernar, mas obedecerá. Cabe preguntarse: ¿No es este el pensar de muchos actores que se encuentran en posición de asimetría sobre varios? ¿Cuántos nos callamos por miedo, y dejamos de denunciar una injusticia? ¿Las experiencias militares y para-militares no jugaban con esto? De este modo, interpreto que la diagramación maquiavélica está en pleno uso, la política cómo medio y el miedo entre los hombres cómo fin.
 
Y en la misma alineación e interpretación Mariano Moreno, explicaba desde su Gaceta cómo la misma tenía que funcionar: “Los pueblos nunca saben ni ven sino, lo que se les enseña y muestra, ni oyen más que lo que les dice” Preciso señalar que esta es la esencia de los medios de comunicación y sin ahondar demasiado podríamos cuestionarnos, en el contexto de la globalización reinante ¿Cuántos actores y sujetos sociales, repiten y parafrasean lo que oyen y ven en los medios? ¿Si desean manejar la visión y la escucha del pueblo, porqué lo desean? ¿Los mismos, no manejan acaso nuestra agenda cotidiana? ¿Cuánta subjetividad manejan?
 
Por ello, siguiendo con el descubrimiento de Descartes con la subjetividad que se presenta en la fórmula “pienso, luego existo” la misma, se desarrolló en el devenir histórico donde esta subjetividad descubierta para el beneficio del capitalismo mercantil supo hacerse formidable y configuró sus diversas formas entre que unas de las actuales son: el monopolio del mercado. Una venezolana Iraida Vargas-Arenas en su libro Resistencia y Participación alude “Los monopolios internacionales exportan también modelos de conducta, así como ideas, valores, referentes simbólicos, creencias, maneras de ver el mundo. Se orientaron hacia la creación de unanueva subjetividad colectiva que sirviera de soporte al proyecto”  Es así que esta subjetividad comienza a reinar, la autenticidad y la autonomía se borran del sujeto latinoamericano, se bajan los prototipos comerciales y comenzamos a vivir como los valores impuestos mandan. Ejemplo de ello es la mirada del sujeto salvadoreño, panameño y mexicano de los 80 y 90 al norte de América.
Si esta subjetividad está sujeta, un resultado claro de ello es que desembocaría en lo que alude una líder aborigen Clara Chilcano, donde para subsanar lo antes referido es necesario tener un capital valioso como la memoria y lo explica por medio de un acontecimiento histórico mundial “La bomba de Hiroshima fue una atrocidad muy grande que está en la memoria del mundo entero, pero hay también un genocidio muy grande que es la muerte de conciencia, el sometimiento de conciencia. Ojala que haya un pronto despertar, que sean muchos los que despierten y que no duerman en la muerte de conciencia.” Entonces abramos la posibilidad de realizarnos una pregunta molesta: ¿Cuántos vivimos en una muerte de conciencia?
Comprendo que parte de esa muerte de conciencia es interpretar a muchos albores del tejido social como menos significantes a decir de ejemplo los Pueblos Originarios.  Desde una visión de la psicología política nosotros podríamos visar que la construcción de los imaginarios nacionales con respecto a los pueblos originarios fue la exterminación, la invisibilizacion y no-presencia de los mismos. En diferentes espacios latinoamericanos se desarrolló esta visión con más o menos intensidad. Pero aun así, en la literatura reinante y en las disgregaciones teóricas sigue haciendo ausencia la cosmovisión de la óptica aboriginista. Pero en muchos estados latinoamericanos, se decidió intercalar y realizar más allá del enfoque cultural totalizante o multicultural, el  intercultural más avanzado y diestro, donde encontramos un ejemplo adecuado como es el caso Boliviano y Peruano. Por ello ante la diversidad cultural: se otorga espacio al enfoque intercultural, donde ambas culturas convivirían y ninguna de las dos tuviera que abandonar su identidad, ejemplo de ello es la educación interbilingue. Bajo el análisis del caso chileno, uruguayo y argentino son claros ejemplos de escases intercultural, ya en las mismas, predominó entre la dialéctica de civilización y barbarie, la civilización. Contando con el avance del estado, para lograr su fin, el exterminio.
            Por último, entre los desafíos puestos en escena unos de más significativos es aquel que recorre las generaciones donde la presencia de regímenes autoritarios se hizo presente, ese hito militar se hizo posible gracias a doctrinas que se instalaban en lugares como la Escuela de las Américas, pero se hizo más viable por el desprecio a las instituciones democráticas.   Países como Alfredo Stroessner en Paraguay, Juan María Bordaberry en Uruguay, de Banzer en Bolivia, Vargas en Brasil, el caso de Nicaragua, del Estatuto de Seguridad de Ayala en Colombia y Leonidas en el Salvador y la seguidilla derechista de Jorge Rafael Videla, Roberto Viola y Leopoldo Galtieri en Argentina. Entonces podríamos traer a colación, unas preguntas que debería hacerse todo ciudadano: ¿Cuáles fueron las propuestas (entiéndase ideologías), alcances y limites que tuvieron estos autoritarismo cívico-militares? ¿Qué fue del respecto a las cartas magnas constitucionales? ¿Cuáles fueron las consecuencias para la sociedad civil? Hoy en el siglo XXI ¿Podríamos estar presenciando algún tipo de dictadura con otras configuraciones?
Una vez hecha estas alusiones, quisiera poder aclarar que la denominación América Latina no es adecuada, ya que deviene de la concentración hegemónica europea y me sentiría más acorde, si la denominación seria Sud América. Esa misma América, que está abrazada por dos océanos, y que encuentra su respaldar en una cordillera única, donde fue espectadora de grandes pensantes y luchadores como así también de acontecimientos nefastos para la humanidad, allí y aquí esta parte del Sur es nuestro hogar. Hoy denuncio estos desafíos, en donde esta Patria Grande soñadora y constructora de la Unión de los Pueblos, se ve arraigada a un pasado que no es tan lejano, donde el respecto y la tolerancia deben estar presentes para lograr llegar a que el entramado de pliegues pluriculturales, plurilinguisticos y plurietnicos obren y sean reales.

“No se trata de cambiar el paisaje, se trata
de cambiar los ojos con los cuales se mira el paisaje”
Albert Camus, Hombre Rebelde
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s