“Cásate y sé sumisa”: Amenaza contra la lucha de género

Posted: 16 Dec 2013 03:01 PM PST

¿Qué viene después del beso final? ¿Después del THE END? ¡Sería estupendo que los guionistas dijeran algo! ¿Son felices? ¿Cuántos hijos tienen? ¿Alguna sabe que se puede ser feliz incluso con su marido?…

Así se presenta Cásate y sé sumisa. Experiencia radical para mujeres sin miedo, una especie de manual de la buena esposa que gira en torno a la idea de la “obediencia leal y generosa, la sumisión” como clave para el éxito del matrimonio. La versión española del original Sposati e sii sotomessa ha corrido por cuenta de la editorial dependiente del arzobispado de Granada y, el que fuera el “acontecimiento literario” de 2011 en Italia, ha generado un revuelo considerable con su llegada a nuestras librerías. ¿Por qué?

Una amenaza a la lucha contra la violencia de género

Foto: Ana Mato La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad / (EFE)

Esta publicación se ha vivido como una amenaza a la lucha contra la violencia de género. Colectivos de mujeres han mostrado su rechazo a lo que consideran “un manual clarísimo de violencia”, tal y como lo calificó la presidenta de la Federación de Asociaciones de Mujeres Separadas y Divorciadas,  Ana María Pérez del Campo, acusando al texto de “esclavizar a la mujer. Carmen Plaza, directora general del Instituto de la Mujer (IM), llego más lejos y afirmó que la obra “no es compatible con los derechos constitucionales”.

La polémica llegó rápidamente al Congreso de los Diputados dónde, el gobierno y los principales partidos de la oposición descalificaron el texto de manera unánime (sí, unánime) por considerar que fomenta la violencia hacia la mujer. Izquierda Unida (IU) instó a la fiscalía a investigar si el libro hace “apología de la violencia contra las mujeres“. Por su parte, el PSOE andaluz exigió al arzobispado la retirada del libro por ser “discriminatorio y sexista“. Y el Partido Popular (PP) también pidió al arzobispo una rectificación, pues el libro es “un auténtico despropósito“.

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, criticada en un primer momento por no pronunciarse al respecto, acabó pidiendo la retirada de la publicación, que considera ofensiva para las mujeres. No comparto en absoluto ni el título ni el contenido y me gustaría, y así lo he pedido, que se retirara ese libro”. Mato cree que no es nada adecuado y que es una “falta de respeto a las mujeres”. En su opinión, “ninguna mujer ni la mayoría de la sociedad” podría estar a favor del libro.

¿Es este libro realmente un ensalzamiento de la violencia machista?

Cásate y sé sumisa está estructurado como una serie de cartas en tono relajado, en las que la autora, Costanza Miriano, dirige a amigas y amigos consejos sobre las relaciones de pareja y el matrimonio, basadas en su propia experiencia como esposa y madre, y desde una perspectiva religiosa.

Sí, a lo largo de todo el texto defiende la sumisión de la mujer al hombre dentro del matrimonio. “En caso de duda, obedece. Sométete con confianza”, puede leerse. Algo que para ella no conlleva connotaciones negativas sino todo lo contrario, pues considera que hombre y mujer tienen papeles diferentes y complementarios en toda relación de pareja, y que en ningún caso él debe estar por encima de ella ni viceversa: el hombre debe encarnar la guía, la norma y la autoridad, y “la mujer debe salir de la lógica de la emancipación y abrazar con alegría el rol de la acogida y del servicio”.

Efesios 5:22: “Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor”

La idea, señala, proviene de la Biblia, concretamente de la carta de San Pablo a los Efesios, donde la sumisión nada tiene que ver con la violencia. La autora afirma que el problema de la mujer es el deseo de control y por ello invita a las mujeres a ser “sumisas en el sentido de dejar de controlar y no querer cambiar a los demás”, no en el sentido feminista. Y así lo explica: “Cuando San Pablo le dice a las mujeres que acepten estar debajo, no piensa ni mucho menos que sean inferiores”, sino todo lo contrario, pues es el más sólido y resistente, el que sostiene el mundo, el que se coloca debajo.

Miriano no pensaba que un libro sobre su propia forma de entender y vivir el matrimonio fuera a causar tal agitación en nuestro país. En una entrevista titulada La esposa prohibida publicada en el diario ‘Il Foglio’, se mostraba sorprendida afirmando que en Italia el libro “suscitó curiosidad”, incluso “alguna crítica negativa pero no escándalo como en España, donde tres partidos han pedido que se retire del mercado”. Sin embargo, asegura sentirse muy tranquila y explica que el objeto de su libro no es ni mucho menos promover la violencia contra la mujer sino “traducir la propuesta de la Iglesia sobre el matrimonio” a un lenguaje accesible para todos. Intuye que quien la acusa de ello realmente no se ha leído el libro: “¿en qué punto exacto exhorto, defiendo, disculpo, justifico o menciono la violencia, aunque sea remotamente?”, les pregunta la autora. “Porque si lo que molesta es la palabra sumisa”, continúa, “entonces quemad todas las copias de la Biblia. Dice desconocer el peso de tal palabra en español ella aclara que “no instigo a la violencia en ningún caso y menos busco que la mujer deje de ser libre o independiente. Mi objetivo es ayudar a recuperar las relaciones de amor”.

Según la autora, en el libro se limita a reflexionar, a través de historias reales de su entorno, sobre  cómo (cree ella que se puede) ser feliz dentro del matrimonio, “cómo amar mejor, cómo cuidar de los maridos y cómo pedir que nos cuiden”. En definitiva, intentar comprender los diferentes lenguajes que hablan hombres y mujeres. El tono, más que de sermón pedagógico, se asemeja al de consultorio amoroso de revista femenina: “En cuanto a mi marido –escribe– es un hombre inteligente, y aprendió muy pronto a responderme: ‘ajá’ o ‘¿de verdad?’, casi siempre con el tono correcto, lo cual le permite simular que conversa conmigo haciendo un esfuerzo mínimo”. ¿No parece esta frase sacada de un monólogo de ama de casa irónica? De hecho, Miriano afirma que en muchas librerías italianas se encuentra en las estanterías de humor.

La autora reconoce que el libro puede gustar o no, “pero decir que hay una incitación a la violencia contra las mujeres es pura locura”. Para la periodista, el simple hecho de que se pueda poner en duda la igualdad de hombres y mujeres es “ridículo”.

“Necesitamos un gran pacto para que no se puedan editar libros como Cásate y sé sumisa”

De acuerdo o no con el contenido del libro, da la impresión de que la historia se ha sacado de quicio. Hasta tal punto que en el Congreso el PSOE ha pedido un pacto para evitar la publicación de libros del estilo pues, según su portavoz, Soraya Rodriguez, “la violencia de género es una cuestión de Estado” y es por ello que pide su retirada. [Si realmente un libro que aborda el tema de la sumisión es tan ofensivo para las mujeres y supone un peligro para nuestra sociedad ¿cómo es que tantas españolas han devorado con fervor la trilogía 50 sombras de Grey? ¿Por qué una historia plagada de sumisión sexual explícita y machista molesta menos?].

El problema no es el libro

Foto: El arzobispo Francisco Javier Martínez / Europa Press

Algo chirría. Constanza Miriano afirma que al preguntarle a una periodista sobre el porqué de tanto interés por el libro, ésta le contestó que “el problema no es el libro sino que la editorial que lo ha traducido, del Arzobispado de Granada.” Esta editorial está controlada por el arzobispo Francisco Javier Martínez, conocido como uno de los más conservadores y controvertidos de la jerarquía eclesiástica española desde sus polémicas declaraciones sobre el aborto, que comparaba con el genocidio nazi. Así lo cree también el susodicho quien, en un largo comunicado en su página web, señala cómo el ruido que se ha generado en torno al libro no pretende sino dañar a la Iglesia, “a la única institución que se resiste a ser domesticado por el rodillo de la cultura dominante: el pueblo cristiano”.

¿Si el libro lo hubiera publicado una editorial independiente hubiera pasado sin pena ni gloria? Puede ser. No hay por menos que aplaudir a la autora del libro por su admirable campaña de marketing pues, entre tanto guirigay, el resultado no es otro que un rotundo éxito de ventas: el libro llegó a ocupar el primer puesto en el ránking de Amazon España tras llevar 15 días en el top 100 de la web, superando hasta a las reflexiones de Belén Esteban.  Sí, las librerías están a rebosar de libros de contenido más o menos deseable o interesante para según cada cual, pero tal y como recuerda Fernando Savater, “la estupidez no se puede prohibir”. La retirada de un libro del mercado sería todo un acontecimiento en nuestro país y no miente la autora cuando afirma que el suyo “sería el primero censurado después del régimen de Franco”. La sola idea de hacerlo supondría un verdadero paso atrás en nuestra historia. ¿En qué lugar quedarían la democracia y el derecho a la libertad de expresión? ¿Acaso alguien duda de la capacidad de mujeres y hombres para elegir libremente lo que desean o no leer y hacerse su propia opinión al respecto? Que no se nos olvide, los libros pueden no comprarse.

Los pasajes más polémicos: 

  1. “Yo he cuidado a los niños para que tú fueras a jugar a fútbol-sala, tú tienes que quedarte con ellos ahora para que yo vaya al gimnasio. Más que una pareja, una empresa. Y las empresas se abren y se cierran según las exigencias del mercado. Así se entiende el vertiginoso aumento de los divorcios, con las mujeres poniendo en crisis los antiguos equilibrios -a veces con razón-, pero sin saber proponer otros nuevos”.
  2. “Así que la esposa, mejor que se quede en casa y en la cocina, y que se esmere en ello. Es verdad, todavía no eres una cocinera experimentada ni un ama de casa perfecta. ¿Qué problema hay si te lo dice? Dile que tiene razón, que es verdad, que aprenderás. Al ver tu dulzura y tu humildad, tu esfuerzo por convertirte, también él se convertirá”.
  3. “Cuando se trata de la vida en pareja (…), tres pasos atrás. Y hay que hacerlo aun cuando no entiendas el motivo, aun cuando estés íntimamente convencida de tener razón”.
  4. “Si solo acoges aquello que es conforme a ti, aquello que tú piensas, no estás casada con un hombre, sino contigo misma. En lugar de hacer eso, debes someterte a él”.
  5. “La mortificación nos gusta porque es para alcanzar un bien mayor, y ese bien es acoger a tu marido, por consiguiente, engendrarte a ti misma”.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s